Anoche, mientras trataba de no quedarme dormido haciendo un ppt, vi la última campaña de Aerie, el área de ropa interior de American Eagle y lo encontré LO MAXIMO.

Si bien siempre estamos hablando acerca de los estándares de belleza femeninos inalcanzables y su distancia de la realidad, rara vez cruzamos la vereda y analizamos cómo estamos por casa. Fingir que todos tenemos el cuerpo de David Beckham y que así nos veremos al comprar su colección de ropa interior es ridículo.

El tema de los parámetros de belleza masculinos en la moda no es un tema que se toque tanto como me gustaría y en verdad deberíamos empezar a pensar en cómo NOSOTROS queremos ser representados.

Cuando se saca el tema de la objetización del hombre, la única respuesta que siempre se obtiene es que a)paremos de reclamar b)a las mujeres les hacen lo mismo, y en verdad ¿esa es excusa?. ¿Por qué si el mayor porcentaje de los hombres no tienen el six pack perfecto ni el metro ochenta, esa es la única realidad que se muestra?. Créanme que no hablo del lado del picado fofo, ni que tengo algo en contra de ese tipo de personas, simplememte quiero que se muestren todas las realidades, no solo una.

Recientemente Barbie agregó una gama de tallas y razas a su arsenal después de 40 años perpetuando el estereotipo rubia perfecta ¿Acaso vamos a tener que esperar 40 años más para que nos dejen de mostrar como el musculoso mino (o si no como el gordo pelado egoísta que pasa echado en el sillón)?.

Si bien como chilenos no le damos mucha importancia a la ropa en general (asumámoslo, a la mitad de los hombres los viste la mamá cuando chicos y la polola/o cuando grandes), la nueva concientización con respecto a la moda que esta naciendo en las nuevas generaciones (o por lo menos la nueva preocupación que se está teniendo a la hora de vestir) me hace pensar que pronto seremos los suficientes para exigir juntos estos cambios.

Por eso me parece tan bacán esta campaña de ropa interior, porque aparte de incluir diferentes tipos de hombre, muestra que lo más importante es estar cómodo con cómo eres (y evidentemente, con los boxers que venden).

 

Comments

Comentarios