Qué es lo que nos pasa con las marcas? De donde viene ese efecto casi superpoderoso que nos hace caer rendidos a la primera idiotez que salga sólo porque tiene una marca que veneramos?

Siempre me ha quedado esa duda, primero como parte de este mundo moda por el sólo hecho de ser un consumidor de ésta, pero también como bloguero, como observante activo de ella. Porque todos tenemos favoritos en marcas, que para mi, se clasifican en 2: Marcas pagables y Marcas No pagables.

La clasificacion es simple, tenemos marcas favoritas que si  tenemos/podemos tener  en nuestro closet y otras que sólo vemos en revistas (e instagram).

Me pasó algo muchas veces mientras estaba en Nueva York (lamento ser tan repetitivo con el viaje, pero de verdad estar en una ciudad así hace que tu visión cambie y se amplie bastante), por primera vez estuve cerca de marcas de ropa con las que soñaba desde que era un niño (un sueño MUY normal para un niño, lo sé), tener la posibilidad de probarme las cosas era increíble y casi un sueño, a diferencia de acá, que si bien están llegando marcas exclusivas, los vendedores de las tiendas son tan despectivos (no todos, aclaro) que entrar a ver las colecciones parece más una prueba de valentía que un simple shopping.

En fin, volviendo a mi yo de hace 2 meses, me pasó muchas veces que me probaba abrigos y prendas en general y estaba alucinado por estar, por ejemplo probándome éste abrigo Gucci que vi muchas veces cuando estuvo en la pasarela

Processed with VSCO with s2 preset

 

La cosa, es que yo había odiado ese abrigo, pero ahí estaba, sintiéndome AWESOME usándolo, hasta que mi acompañante me dice ¿En verdad te gusta, o te gusta que cueste $6000 dolares? Y ahí caí en la realidad, en verdad ese abrigo me quedaba pésimo y si lo hubiera visto en Zara probablemente ni siquiera lo hubiera tocado. Y así fue como me pasó con muchas marcas (menos con Fendi (Amo Fendi, aunque lo odio a su vez por el uso de pieles reales, pero sus diseños son tan lindos)).

Volviendo a otro ejemplo que me ha pasado hace rato. Se acuerdan de la mochila graffiti Chanel que estuvo ONFAYA el año pasado/ante pasado?? Bueno, yo estaba realmente obsesionado con esa mochila, aunque sabía que jamás iba a tener los $4000 dolares que costaba, hasta que empecé a ver réplicas en tiendas de Instagram. Podía tener una réplica de mi mochila soñada por sólo 85.000. Todo bien, estuve a un paso de comprarla hasta que caí en cuenta que IBA A GASTAR 85 LUCAS EN COMPRAR UNA MOCHILA PIRATA. Con suerte había gastado 40.000 en Aldo en mi última mochila (en oferta) e iba a gastar eso en una mochila china y que sólo se parecería a una impagable. Fin del asunto hasta hoy, que vi una réplica de una mochila Fendi en otra tienda (que también vende la Chanel) y volvió a mi ese impulso de compra estúpida. Por suerte para mí, después de las vacaciones no tengo un solo peso y eso me ayudó a darme cuenta aún mas rápido que era una idiotez. Para muchos esto va a ser una soberana estupidez, pero se que hay otros que terminan haciéndolo y en verdad fuera de juzgar si está bien o esta mal deberíamos pensar por qué lo estamos haciendo. Estamos creando una especie de religión de marca, en la cual terminamos comprando biblias falsas, que SABEMOS que son falsas y que si acompañamos con unos pantalones de 5 lucas y una chaqueta de 15 la gente SABRÁ que es falsa o simplemente le va a dar lo mismo.

488

En este mundo en el que Karl Lagerfeld vendría siendo el mesías ¿qué tanto queremos dejarnos llevar por esta locura de marca? Mientras estaba probándome un polerón Givenchy, le justificaba a mi pareja que costara 3000 dolares por su confección y su diseño, hasta que yo mismo me di cuenta que sólo lo quería porque era Givenchy y costaba 3000 dolares, estaba como absorbido por esta fuerza rara que me hacía querer todo, simplemente porque era de marcas de diseñador e impagables, sin importar si me gustaran o no. Quiero aclarar hay muchas otras cosas que sí me encantaron y si tuviera los 3000 dolares sí me compraría (Public School y Fendi, les hablo a ustedes), pero en un principio todo tenía ese efecto en mi.

giphy (1)

Antes de terminar abordemos otro punto que está a plena vista: las réplicas Louis Vuitton. Es imposible abordar el tema devoción marca sin llegar a las carteras/billeteras/whatever LV porque simplemente es lo más copiado, por lo menos en Chile. Es imposible pasar por el centro sin ver a la señora  con su LV desteñida y en la otra mano su bellota bag. Y no, no hablo desde el clasismo del que se puede entender, si no del momento en el que están andando con réplicas de carteras de 3000 dolares mal hechas por la calle sólo porque las han visto en una revista, en la calle, en el brazo de la Adriana Barrientos o desde que Julita (que Dios la tenga en su reino) se arrastró por la calle para que no le robaran su cartera Vuitton, siendo que por esa mismas 15 lucas que les cuesta en la calle se compran una con un diseño más bonito o por lo menos mejor hecha en un millón de tiendas (porque no vamos a decir que el monograma desteñido y en cualquier tono menos el original es muy bonito).

No estoy hablando de la gente que compra replicas por arribismo, si no por aquellas que realmente las compran por el diseño, por ese diseño de una marca a la que admiran y que ni aunque hipotecaran el riñón 3 veces pueden pagar (¿o quizás si? no sé el valor de un riñón actual a decir verdad). Entonces ahí viene la pregunta ¿Es tan espectacular el diseño que hace que busquemos en lo mas recóndito del internet una copia de mala calidad pero que se parezca a ella? ¿O es mas bien que si, nos gusta el diseño, pero la marca nos da un plus agregado y eso hace que definitivamente la queramos? ¿Nos gusta realmente la moda o simplemente sentimos una afición por las marcas de diseñador?

 

Comments

Comentarios