Hoy les comparto un review que hizo mi amiga Delphine de Ratatouille, un blog donde encuentran recetas y recomendaciones culinarias INCREIBLES!!


Son escasos los lugares con una terraza agradable, una carta interesante y un buen ambiente. De hecho, estos datos se traspasan entre amigos como si fueran informaciones confidenciales. El Bravo 951 es parte de estos lugares que son como joyas entre medio de la ciudad y que uno se felicita de haber encontrado. Abrió hace apenas unas poquitas semanas y es una delicia disfrutar de las tardes veraniegas en su terraza fresca, ubicada en pleno providencia a unos pasos del metro Salvador.

Descubrí el dato a través de mi amiga Juliette, la cual lo obtuvo de su practicante que “se conoce todos los buenos datos de Santiago”. Como reservamos a último minuto, nos tocó sentarnos en la barra de la terraza pero aún así lo pasamos súper.

 

bravo951_terraza
bravo951_bar

Lo primero que me llamó la atención al entrar en el Bravo 951 fueron los murales y los cuadros de artistas chilenos. Cada sala o pasillo tiene su mural, y la mezcla de plantas y dibujos coloridos le da un toque “arty” muy alegre. Es como entrar al living de la amiga artista y hace que uno se siente cómodo al tiro. Además, tengo mucho interés en los artistas chilenos emergentes y encuentro genial que los fomenten de esta forma. ¡Un aplauso para ellos!

 

bravo951_mural
bravo951_mural2

Pasé a la terraza, es amplia, también con mucha vegetación y pinturas. Habían luces colgando arriba de las mesas de madera. Los garzones iban corriendo entre las mesas para atender los numerosos clientes con excelente disposición. Antes de tomarnos el pedido, ya había agua y pan pita en la mesa. Me encantó este detalle porque es algo típico de Francia que extraño mucho: el hecho de recibir los clientes con pan y agua, independiente de lo que van a pedir. Con eso, ya partía con buen ánimo para revisar la carta.

 

bravo951_providencia
bravo951_burger

 

La carta de tragos lleva todo lo habitual, incluso unos jugos naturales que se veían buenos. Pedimos una jarra de Sangría a compartir. En cuanto a comida, la carta es súper variada: hay piqueos, ensaladas, burgers, costillas (la especialidad!), postres… Juliette y yo pedimos la misma hamburguesa con queso azul y champiñones. Estaba muy rica y destaco que el pan estaba casero, bien esponjoso y con un toque dulce. Pero lo que me mató fueron las papas que acompañan la hamburguesa, las mejores de mi vida! En serio! Finas, crujientes, hechas con papas de verdad, con el punto de cocción ideal… Aunque suene exagerado, al fin encontré las papas fritas de mis sueños! Nuestra amiga Emma eligió la degustación de 3 tacos y quedó muy entusiasmada.

Está claro que volveré con mucho gusto al Bravo 951, es mi nuevo dato de buena terraza en Providencia.

 

bravo951_neon

Como lo indica su nombre, el Bravo 951 está ubicado en la calle Bravo 951, a pasos del metro Salvador.

Comments

Comentarios