El camuflaje siempre ha sido uno de mis estampados favoritos, quizás porque da ese aire desarmado y masculino que a veces (solo a veces) quiero lograr. El camo tiene ese poder de hacerte ver muchísimo más casual sin importar cómo lo uses, siempre y cuando no te satures de este patrón.

Después de años probando pantalones, camisas y hasta poleras con este estampado, llegué a la conclusión de que sin lugar a dudas, las chaquetas son la mejor forma de usarlo sin sobrecargarte ni parecer que te escapaste de tu cantón de reclutamiento más cercano.

Al ser un estampado tan másculino y tosco, para mi la mejor forma de usarla es en siluetas mucho más anchas y rectas, nada de blazers ni chaquetas más elaboradas.

La que estoy usando en la imagen es de una tienda Vintage en Viña del Mar y la tengo hace un tiempo pero la verdad no he sentido la necesidad de comprar otra, ya que por lo menos en mi opinión, no necesitamos mas de una o dos prendas con camuflaje para lograr una infinidad de outfits.

Si me preguntan donde es el mejor lugar para comprar un modelo similar, sin lugar a dudas la ropa vintage es la mejor opción tanto por precio y calidad, pero hay que tener mucho cuidado con no elegir prendas muy pesadas y rígidas, ya que en mi experiencia,  tienden a ser muy incómodas.

 

Comments

Comentarios