Cuando pasas mucho tiempo usando cosas lisas, a veces necesitas un poco de “emoción” en to look, y para mí, esa emoción la encontré en plena época de liquidación en los pasillos de Zara.

El estampado militar siempre está presente dentro de los clásicos a la hora de vestirse, por eso si bien sirve para jugar, no es demasiado extremo como para arrepentirnos a los dos meses de haberlo comprado.

No hay que olvidarnos que nunca es bueno usar más de uno o dos estampados diferentes en un mismo outfit, así es que si se la juegan por uno, váyanse a prendas más lisas en el resto del cuerpo

¿Quien iba a pensar que mi nueva chaqueta favorita iba a ser militar?

Comments

Comentarios